Knotfest Meets Force Fest prometía ser el festival que saldaría una deuda, sin embargo, dicha deuda no sólo quedó saldada, sino, que se volvió mayor.

¿Qué podemos decir que no se haya dicho ya? Knotfest meets Force Fest no logró ser el increíble festival que prometía ser. Errores que parecían minúsculos, sumados a el desinterés por la integridad de algunos por parte del público, el escaso e ineficiente cuerpo de seguridad y la falta de comunicación, le amargaron la noche a más de uno.

Durante el primer día de festival todo iba -más o menos- bien, el acceso había tenido sus complicaciones debido a la gran cantidad de personas y el reducido espacio de revisión en la entrada. Una vez dentro, el panorama se veía amigable, la gente disfrutaba, las bandas se presentaban a tiempo. Quizá el detalle era la cerveza en $120 pesos, y la poca oferta de comida. Nada que no pudiese superarse con un evento de lujo, pero… ¿Qué ocurrió después?

Durante el transcurso del día, shows como el de Of Mice And Men, presentaban problemas técnicos bastante notables, los cuales se solucionaron de manera rápida, sin embargo, eso era lo que menos se esperaba del festival, ya que en ediciones anteriores -a pesar de todo- el audio, siempre había sido su fuerte.

Durante el Show de Chelsea Grin, se detectaron también errores de audio, pero, ahí es dónde nos dimos cuenta de lo que sería el detonante… La vista al escenario era obstruida para la zona general por la torre de proyección y audio justo al medio del campo -Quizá una pantalla en medio hubiese reducido el enojo de los fans-. Esto ocasionó que la gente se quejara pues no lograban ver nada.

Pasadas las 7:30 de la noche, se llevó a cabo el Show de Behemoth en el escenario principal, dónde ya era bastante notable la cantidad de gente viendo el festival desde el puente vehicular a un lado del deportivo, lo que indudablemente, molestó a quienes sí pagaron su entrada; pero, lo peor estaba por venir, ya que durante el show de las cherry Bombs, una de las vallas de seguridad fue derribada y los espectadores el área general corrieron hasta el área preferente, ante la vista atónita de los guardias de seguridad quienes, se vieron superados en número.

Ante esta situación, la organización decidió reforzar las vallas de seguridad, deteniendo los shows que concluirían la noche en el escenario principal: Evanescense y Slipknot.

Tras un retraso de más de 3 horas, confusión y ningún aviso por parte de los organizadores, una voz que provenía del escenario pedía a los asistentes del área general recorrerse hacía atrás para poder reforzar la valla y continuar con el show, cosa que jamás ocurrió, pues nadie quería perder su lugar.

Después de 4 horas, los asistentes furiosos subieron al escenario, destrozaron y robaron parte del equipo de la banda Evanescense, lo que resultó en una batería incendiada, y miles de dólares en perdida.

Al respecto, Live Talent, únicamente condenó los actos y anunció que el festival Force Fest, del día siguiente transcurriría con total normalidad, sin embargo las cosas no mejoraron del todo, comenzando, porque Phil Anselmo, -Quien era el remplazo de Saxon– cancelaba su participación.

Al dia siguiente, las puertas del festival no abrieron sino hasta las 3 de la tarde, lo que ocasionó cancelaciones en show de bandas que ya se encontraban en el lugar, bandas como OBESITY, Cicuta y Tamadr3 compartieron su enojo en redes sociales pues no fueron notificados a tiempo que ya no serían parte del nuevo itinerario de actividades.

Con los nuevos horarios, el show continuó, todo en el escenario principal avanzaba de forma tranquila, pero aun se encontraba detalles en los otros escenarios.

El grupo W.A.S.P recortó su setlist debido a problemas de audio. Los músicos bajaron del escenario pasados 30 minutos de show, para ya no volver. Mientras, en el escenario Prudence, Ghostemane comenzaba su show con casi una hora de atraso.

No todo fueron malas noticias, ya que el resto de los shows se desarrollaron sin ningún percance.

Mención Honorífica de mi parte para el show de Behemoth, In Flames, Godsmack y Ghostemane, quienes dieron un show digno para todos los asistentes.

Ahora sólo queda la incognita de si Live Talent aprenderá de estos errores para mejorar la seguridad y las instalaciones del festival, pues Hell and Heaven 2020 repetirá sede.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here