Categorías
Coberturas Morelos Musicales

Lo que nos dejó Bahidorá 2020 (aparte de la cruda)

Nos fuimos a la 8va edición del Carnaval de Bahidorá, acampamos, comimos, bebimos, nadamos, bailamos, cantamos… checa todo lo que sucedió.

Terminó la 8va edición del Carnaval de Bahidorá, y te contamos lo bueno y lo no tanto

Empezó el 14 de febrero y terminó hasta el 17 para algunos, un fin de semana donde 7 escenarios, la naturaleza y la vibra de todo el mundo se hizo presente en un paradisíaco rincón de Morelos conocido como Las Estacas.

Lo bueno

A destacar es la organización del evento, se nota la experiencia que han adquirido a lo largo de 8 años de festival los organizadores, había una cantidad suficiente de voluntarios y no voluntarios apoyando a que todo el festival fuera un éxito.

Los servicios fueron suficientes para la cantidad de asistentes, baños, zonas de recarga, alimentos, bebidas y todo lo que pudimos observar, si, había momentos donde se juntaba gente para bañarse, pero nada extraordinario.

Sister Nancy

La decoración fué también uno de los mejores elementos del festival, desde arte urbano hasta video mapping, la escenografía juega un papel cada vez más importante para generar experiencias únicas, y sin duda Bahidorá 2020 lo logró.

Los escenarios, y no sólo hablamos de la curaduría musical y presentaciones, sino el diseño, el sonido y la producción fueron de primer nivel, no importaba si era grande (Sonorama o El Amate) o chicos (La Madriguera o Asoleadero), sin duda espectaculares.

Y lo mejor, la buena vibra del las personas del festival, convivencia total en el río, la alberca, los escenarios, y hasta para las activaciones de marca, incluso en algún momento del Domingo las señales de teléfonos móviles se desconectaron, y no parecía importarle a nadie.

Asoleadero

Lo menos bueno

Al ser un equipo tan grande entre voluntarios y no voluntarios, la comunicación parecía que no llegaba a ser tan fluida como debería, en el área de camping por ejemplo hubo cambios en el diseño para acomodar las casas o algunos te indicaban que si podrías ingresar a ciertas áreas cuando en realidad estaban restringidas.

Las señalizaciones consideramos fueron insuficientes, provocando traslados más largos de los que deberían serlos, al menos al inicio del festival, y aunque había mapas, creemos valdría la pena señalar las mejores rutas para llegar de una zona a otra.

También la señalización de los botes de basura y que tipo de residuos deben colocarse en cada uno llegó a ser confuso, la sugerencia es usar sólo Orgánicos e Inorgánicos, y no Compostables, Reciclables y No Reciclables, o si se va a utilizar esa segmentación adjuntar un cartel con que producto va en cada depósito.

Sotomayor @ Sonorama

Lo malo

Pues si, casi todo fué bueno, pero sin duda la política de estacionamiento no se entiende, si el festival dura tres días y se permiten los reingresos porque no vas a acampar dentro, o porque vas a salir a desayunar algo, pues el estacionamiento también debería permitir el reingreso, sin embargo no fue el caso y si salías y regresabas te volvían a cobrar $180.00 MXN; ojalá consideren mejorar esto en la siguiente edición.

Conclusión

Sin duda Bahidorá se ha ganado un lugar en los festivales que debes ir si o sí al menos una vez en la vida, y el hecho de que en el campamento pudiéramos convivir con festivaleros de España y Suiza nos lo confirma.

Son Rompe Pera

El lugar es sorprendente con o sin festival, pero las decoraciones, el agua del río, las albercas, presentaciones como la de Sister Nancy, Son Rompe Pera, Masters At Work, Erykah Badú o Goldlink, te dan oportunidad de escuchar diversos géneros y nuevos grupos, eso permite que te alejes de la cotidianidad y te des un tiempo para ti y para convivir con otras personas de México y el mundo.

Nos vemos el próximo año Bahidorá!

La Madriguera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *